Cargando más noticias...

Noticias | Programación | Eventos | Síguenos

Ya cierra

Yuridia Sierra

SACERDOTES BUSCAN SER REFUGIO DE FE


09 de oct de 2018 a las 18:30 hrs
Adriana Luna
Ver todas las Noticias

Compartir en :


La labor pastoral en medio de circunstancias violentas y con un tejido social dañado por la delincuencia y el narcotráfico, se vuelve un reto para el sacerdocio mexicano y latinoamericano, más cuando los religiosos viven en riesgo y se convierten en víctimas.

“Están presentes en esa realidad conflictiva, corriendo los mismos riesgos que corre cualquier ciudadano, de ser agredido, robado. Ellos tienen la conciencia de que están ahí para abonar con su misión a algo más positivo. Ser valiente, decir: esta es mi misión y la tengo que desarrollar en este contexto, corriendo ciertos riesgos, pero también actuando con prudencia. El sacerdote está en una zona conflictiva y está expuesto a que se metan a su casa, se metan al templo”, externó el presidente del Episcopado mexicano y cardenal tapatío, José Francisco Robles Ortega.

Por su parte, el cardenal español Luis Martínez Sistach coincidió con su homólogo mexicano en el sentido de que el religioso al enterarse de situaciones que dañan profundamente a la sociedad debe incluso “denunciar (ante las autoridades) lo que no está de acuerdo con el evangelio, con los valores humanos, con los derechos fundamentales, cuanto duro que sea, (por) ocasionar daño a las personas. Lógicamente, sí todos tenemos una responsabilidad cuando vemos o conocemos algo en ese sentido que pueda causar mucho daño tomar las decisiones, denunciarlo, depende del posible delito”.

La impunidad ante hechos delictivos y la injusticia provocan que algunos pierdan la fe, por lo que el sacerdote debe reactivar la espiritualidad de su grey católica, es parte del análisis que hacen arzobispos, cardenales y obispos de 17 países de América y Europa en el 1er. Encuentro Continental Pastoral Urbana con sede en la Universidad del Valle de Atemajac (UNIVA) en el municipio de Zapopan.

Colombia y México tienen problemáticas similares, referentes al crimen organizado y los desafíos que esto conlleva, un renglón es la aportación que delincuentes quieren hacer a la Iglesia para limpiar sus conciencias, hay que tener cuidado de no recibir recurso mal habido, reconoce el obispo colombiano José Daniel Falla: “traerlo (el dinero) para obras no podemos jugar con eso. Cierto. El estado tiene que entrar a mirar a ver qué hace con eso, una justicia social mayor, seguramente que es lo que están haciendo con él. Lo que se ha hecho en Colombia es incautan los bienes, una redistribución de la riqueza. Miremos a ver los bienes que tenía el narcotráfico para ver cómo sirve ahora para poder entregar a las víctimas que son las que más sufren, repararlas a ellas, todo eso. Que las Iglesias tomen esos bienes pienso que no debe ser así”.

El representante colombiano recomienda a México no descuidar la salud mental de los sacerdotes que sufren extorsión, amenazas y agresiones contra los sacerdotes que viven en zonas de extrema violencia. El acompañamiento al sacerdote mediante “la pastoral” ayuda a superar experiencias dolorosas de violencia que sufren ellos mismos o los fieles. Al respecto, el presidente del Episcopado mexicano, José Francisco Robles Ortega mencionó que este apoyo psicológico no se tiene completamente estructurado o establecido, pero que “todos los sacerdotes saben que tienen este apoyo psicológico para cualquier situación de conflicto personal que estén viviendo” con líderes religiosos más experimentados, aunado a la oración y la fe.

Otro de los retos que preocupa a la Iglesia Católica es la indiferencia que tienen las personas hacia los temas religiosos.

Este jueves se espera la presencia del nuncio apostólico en México quien estará oficiando el 12 de octubre la misa de Patrocinio con la que inicia la peregrinación de la Virgen de Zapopan -conocida tradicionalmente como la Romería-, celebración que reúne a más de dos millones de feligreses católicos.

ESCÁNDALO SACERDOTES PEDERASTAS

Jerarcas de la Iglesia Católica reunidos en Guadalajara reconocen que se vive una crisis de credibilidad por el escándalo de los abusos sexuales cometidos por religiosos contra menores de edad.

“Es una vergüenza, pasarán los años y seguimos pidiendo perdón porque es horroroso, irreparable en las víctimas, pero la verdad es que la Iglesia está haciendo un trabajo muy fuerte en las Iglesias, el Papa está poniendo la cara y está poniendo el corazón y la vida. La verdad está sobre toda la cosas y sobre todo el cuidado de las víctimas. Uno se encomienda a Dios y esperamos que Dios nos dé una gran mano para recuperar la credibilidad, la credibilidad nuestra está en vivir el evangelio…cuanto más lejanos estemos del evangelio evidentemente la gente empieza a desconfiar de sus pastores. Se están haciendo esfuerzos muy grandes para revertir una situación durísima”, dijo el obispo de Argentina, Jorge Scheinig.

“Nos duele a todos. Indudablemente, las situaciones que ha habido de pederastia, nos duele a todos, que haya perdido credibilidad en la gente, en los creyentes no es tanto, es más el boom mediático que muchas veces se hace”, añadió el obispo colombiano, José Daniel Falla.

“Hay que tener tolerancia cero, tolerancia cero si se trata de sacerdotes o religiosos que es muy grave. Tolerancia cero también si se trata de otros, no solamente ante sacerdotes…Sí, sin duda. Es decir, los miembros de la Iglesia, todos, no solamente los curas, pero también los laicos, los religiosos los obispos, claro nuestra conducta incide positivamente o negativamente”, subrayó el cardenal emérito de Barcelona, España, Luis Martínez Sistach.

Los jerarcas participantes en el Primer Encuentro Continental Pastoral Urbano cerraron filas con el Papa Francisco, de origen argentino, ante los ataques del ex Arzobispo de Estados Unidos, Carlo Maria Viganò quien alega que la jerarquía en el Vaticano es cómplice de encubrir los abusos.

“Lo que ha habido es una serie de intereses que van en contra de la Iglesia misma, querer desestabilizar la Iglesia…Sabemos que le duelen las víctimas, que le duele cualquier caso del mundo que va ocurriendo, por eso sentimos que tenemos que apoyarlo, finalmente es nuestra cabeza y no podemos permitir que individualmente se venga a atacar la institucionalidad de la Iglesia, que está defendiendo los valores, estamos tratando de mantener la sociedad justa”, subrayó el colombiano Falla Robles.

CRISIS HUMANITARIA EN VENEZUELA



La Iglesia sudamericana funge un papel fundamental en el apoyo que se le brinda al pueblo venezolano que sufre una crisis humanitaria.

“Hemos recibido de varios países ayudas económicas para poder atenderlos a nivel de salud, a nivel de trabajo, es un problema bien grande que está llegando a Colombia, hemos encontrado una gran solidaridad y sobre todo entre los países del Cono Sur, también estamos entrelazando una serie de ayuda para afrontar eso con los que vienen y los que están en Venezuela sufriendo esta crisis tan tremenda. La Iglesia ha estado ayudando con medicamentos, con bienes de primera necesidad a través de los obispos, para que no se sientan solos”, señaló el obispo colombiano.

Con respecto al tiempo que durará el apoyo hasta lograr la estabilización, dijo que “todo depende de la resiliencia que tenga el pueblo venezolano para seguir soportando esta situación tan complicada”.

Durante la reunión continental de Pastoral Urbana, se abordan otros temas como la crisis de sacerdotes en ciudades que crecen sin control y la labor que desempeñan los laicos, además, la participación de la mujer en labores de evangelización, revalorizarle sin la necesidad de cambiar institucionalmente su rol.