Cargando más noticias...

Noticias | Programación | Eventos | Síguenos

Lo mejor de : Que tal Fernanda!

Fernanda Familiar

COMER ESTRESADA, TE ENGORDA.


12 de dic de 2018 a las 18:39 hrs
ADRIANA LUNA
Ver todas las Noticias

Compartir en :


En temporada decembrina, se multiplican las posadas y reuniones con amigos, familia, compañeros de trabajo. El mexicano come por emoción: tristeza, alegría y estrés. El tener agenda llena de reuniones con bebida, comida, postres, dulces, se vuelve un martirio para algunas mujeres porque les estresa comer de más y subir de peso. Ese es el principal error, preocuparse, al combinarse la hormona de la adrenalina y el cortisol provocan que el cuerpo genere más azúcares y grasa.

“Las emociones. La mente, podemos decir que domina nuestras hormonas. Y al momento de nosotros estar generando esa creencia de ‘sabes qué, comí demasiado’. La culpa genera otra hormona llamada adrenalina junto con el cortisol y eso va a aumentar o potencializar la generación de grasa. Y si yo, simplemente disfruto, muy probablemente no pase nada”, comentó a Excélsior, la rehabilitadora física y mental, experta en nutrición genética, Brenda Liliana Peregrina Ramírez.

Las adolescentes especialmente deben dejar de preocupase por su talla y comer nutritivo, el cuerpo requiere 40 micronutrientes, “al momento de yo no tener esas selecciones saludables al momento de mi gran desarrollo, en las cuales yo necesito esa hormona de crecimiento que la está generando el hipotálamo, la hipófisis, se ve mermado y no voy a llegar a una regeneración óptima. Estoy mermando masa muscular simplemente por no comer, al momento de hacer la ingesta (de alimento) creyendo yo que ahorré calorías, se van a transformar también en grasa, por lo tanto aumentamos de peso. Esa creencia de quiero estar delgada cueste lo que cueste, cuesta mucho en salud”

“Si supiéramos manejar el desayuno y la comida, para llegar a la cena y disfrutar. Tal vez no me voy a comer las siete porciones, quizás dos porciones, las disfruto, me voy sin culpa y duermo bien, muy probablemente se puede mantener el peso. En lugar de llegar a enero, con la culpa hay que saber manejarlo, transformando desayuno, comida y cena en saludables, puedes seguir convirtiendo tu masa muscular en mayor potencia y mantener un nivel óptimo de grasa”, enfatizó.

La coach internacional de salud y estilo de vida con más de 14 años de experiencia y con certificación en fitness, rehabilitación física y nutrición genética en Alemania y Suiza, recomienda el sistema de “la carita feliz”, que implica elecciones saludables de alimentación. Por ejemplo, no llegar al borde de la inanición a una cena navideña o de fin de año, ya que al no comer, el cuerpo se rescata por sí solo cuando lo necesita, mermando masa muscular; pero al consumir caloría adicional se transforma directamente en grasa.

Así que previo a las posadas o la cena navideña es recomendable, consumir algo previo: “lo peor es preocuparnos. Al momento de llegar a una cena navideña lo mejor es ir preparados, con no tanta hambre. En cuestión de elecciones saludables yo le llamo el sistema de ‘carita feliz’, si ya voy a ir a cenar simplemente disfrutar el momento, comer lo que se sirve en la mesa. Tal vez no tocar lo frito, evitar el dulce en exceso. Disfrutar el pavo, disfrutar lo que se sirva en la mesa, vino tinto, un buen brindis. Y simplemente ir a casa con un muy buen sabor de boca”, añadió Peregrina.

México tiene una riqueza gastronómica, pero el mexicano, en su mayoría, elige lo sabroso en lugar de lo nutritivo.

“Vivimos en una cultura en la que está difícil rescatarnos, comemos porque está rico. Y las selecciones mexicanas son deliciosas, el gran error creo yo es que nuestra selección la hemos convertido en demasiado frito, en demasiado exótico en el sabor y potencializado en los azúcares”.

Así que a disfrutar a la familia en cada reunión, decidiendo lo saludable y comiendo rico: “hay que aprender a manejar el sistema de la carita feliz y muy probablemente no pase mucho, o pasen muchas cosas divertidas”, finalizó.