Cargando más noticias...

Noticias | Programación | Eventos | Síguenos

Negocios en Imagen

Dario Celis

CIERRAN EL REFUGIO A CARAVANAS DE MIGRANTES EN JALISCO, NO HAY DINERO


22 de feb de 2019 a las 17:20 hrs
Adriana Luna
Ver todas las Noticias

Compartir en :


San Pedro Tlaquepaque.- Miles de centroamericanos han pasado por la Casa El Refugio para Migrantes pero ya no hay recursos suficientes para mantener la llegada de miles de personas, por lo que se ha decidido cerrar la puerta a las Caravanas. Por poner un ejemplo, el último grupo de migrantes consumía a diario unos 150 kilos de tortilla. El gobierno no está brindando el apoyo en tiempo y forma para la atención de los extranjeros, se quejan los religiosos encargados del albergue.

El Refugio está sobrepasado, la capacidad para alimentarlos, el personal y el espacio ya no son suficientes. Y es que en cada grupo llegan “dos mil, mil 500 etc. y sabemos que la última semana entraron 13 mil personas con su visa en la frontera sur de Chiapas y obvio esas personas van a subir. No sabemos cuándo, ni cómo, pero van a llegar… Ahora en las autopistas, en las carreteras la Policía Federal ya no los deja abordar los trailers por los riesgos que esto implica. Eso hace que ellos se queden varados se queden en las carreteras, en las casetas, se genera otra crisis en cada lugar donde llegan, entonces tenemos gente que está subiendo y que está subiendo, que es una ‘amenaza’ latente el que va a llegar y cómo los vamos a atender. Por eso nosotros hemos tomado esa decisión porque se va a estar repitiendo constantemente”, comentó el director de la Casa del Migrante, El Refugio, sacerdote Alberto Ruíz Pérez.

Los religiosos que atienden el albergue reconocen que habrá crisis en las ciudades y poblados donde queden varados los migrantes que no pueden ingresar a territorio norteamericano. El aumento en el flujo de centroamericanos se debe a la facilidad para obtener visa de trabajo en México: “ahorita estamos ante un fenómeno que ya no entendemos, que es muy diferente, donde sí se mezcla de todo. Esto es como en la vida, en río revuelto, ganancia de pescadores. Esto ya empieza a tener otra lógica, no necesariamente es la lógica de una vida digna, sino que es la lógica de salir de la desesperación”, añadió el sacerdote José Juan Cervantes.

Las visas de trabajo se abren una oportunidad laboral por un año, pero no hay un mecanismo real de ayuda.

“Después de un año ¿qué va a pasar? Si estas personas no consiguen trabajo, no consiguen donde vivir, van a terminar en calle. Es positivo que se esté regulando, pero termina siendo conflictivo que a unos grupos se les esté regulando y a otros no. Es lo que está pasando. Todavía está siendo un criterio discrecional. Obviamente el Gobierno Federal debe intervenir en esto, son temas delicados que se deben tomar con mucha prudencia. Llega un momento en que (México) se está convirtiendo en libre tránsito, más que en una visa humanitaria”, añadió Cervantes.

Ante los conflictos que se están teniendo en Tijuana para ingresar a territorio norteamericano, los migrantes están buscando otros puentes.

“Por eso estas caravanas de hoy buscan otros horizontes, pero a donde quiera que lleguen se va a generar la crisis. Debería haber esas políticas del gobierno para brindarles oportunidad de trabajo en diferentes ciudades, que las personas sepan a donde se pueden dirigir, donde pueden ser empleados y donde ellos pueden estar. Ciertamente cuando llegan aquí con nosotros tenemos varias personas que ya están trabajando, nos han pedido quedarse más tiempo, por eso no podemos estar recibiendo tanta y tanta gente porque ya están viviendo aquí. Hemos implementado unas estrategias que utilizan los Scalabrinianos, vas trabajar, te dejemos estar aquí dos semanas. A las dos semanas renta un cuartito, te vamos a resguardar aquí la mitad de lo que ganas. En dos semanas o tres, te llevas lo que ahorraste, rentes un cuartito, te independices. Tienes tu visa por razones humanitarias, ya puedes estar aquí y ya ellos ya decidirán si se van a otra parte o se quedan aquí, esa es la idea”, enfatizó el director del Refugio, Alberto Ruíz Pérez.

NÚMEROS

Una comida para cada migrante cuesta en promedio 25 pesos. Multiplicado por tres se convierte en 75 pesos diarios tan solo en alimentación por persona.

Durante el paso de la última caravana en esta semana fueron 362 (231 hombres y 72 mujeres y 60 niños) que pernoctaron dentro de la Parroquia a diario se consumían 150 kilos de tortilla.

Además del paso de las Caravanas, la Casa del Migrante atiende en promedio a 120 extranjeros diariamente.